viernes, 18 de mayo de 2012

El Mapa de Riesgos

¿Que es un mapa de riesgos?


Es una herramienta muy importante al indicar clara y esquemáticamente cuáles son las prioridades de actuación sobre los riesgos representando gráficamente la valoración de los riesgos que afectan a la empresa.
La elaboración es sencilla. Tomando como base las tablas de probabilidad y consecuencias, en el eje de ordenadas representaremos los niveles de severidad de las consecuencias, y los niveles de frecuencia.
Finalmente se ubica cada uno de los riesgos identificados en su lugar correspondiente según sus niveles de probabilidad y consecuencias estimadas resultando una matriz como la siguiente


Los mapas de riesgos se pueden realizar para cada una de las actividades, departamentos y/o grupos de riesgo que se identifiquen en la organización obteniendo finalmente el mapa de riesgos general de la empresa en el que se representarán los principales riesgos a los que se enfrenta globalmente la empresa.
Este tipo de mapas nos permitirán, entre otros:
  • Controlar los riesgos en cada unidad.
  • Servir de base para la toma de decisiones a la hora del tratamiento de los riesgos.
  • Priorizar acciones para aprovechar las oportunidades que nos pueden ofrecer determinados riesgos.
Para que este mapa sea eficiente es necesario que sea completo así como también es elemental revisarlo periódicamente.

Tratamiento del riesgo

En el proceso de tratamiento del riesgo se desarrollan nuevas opciones y se determinan las acciones específicas que se van a llevar a cabo con cada riesgo para conseguir modificarlo, maximizando las oportunidades y/o minorizando las amenazas que pueden afectar positiva o negativamente a la consecución de los objetivos de la empresa.

Por tanto, debemos tomar medidas que incidan en la frecuencia y el impacto de los riesgos reduciéndolos o potenciándolos según se trate de eventos negativos (amenazas) o de eventos positivos (oportunidades).







Centrándonos en los riesgos negativos, las medidas que se pueden tomar para su modificación van desde eludir el riesgo a transferirlo a un tercero. Las medidas más comunes que se pueden tomar con un riesgo las podemos clasificar en dos familias:
  • Minoración y control: medidas que actúan directamente sobre el riesgo eliminándolo, evitando que se produzca o reduciendo lo máximo sus posibles efectos.
  • Financiación: medidas encaminadas a minimizar el impacto económico que pueden tener en la cuenta de resultados de la empresa.

Medidas para la minoración y el control interno de los riesgos


Estas medidas, encaminadas a minimizar la probabilidad o las consecuencias negativas de los riesgos, o ambas, se pueden clasificar en tres grupos según el momento temporal sobre el que actúan respecto a la ocurrencia del siniestro que provoca el daño.
Estos grupos de medidas de minoración, se resumen de la siguiente manera:



Prevención

Una de las definiciones de prevención que da la RAE es la siguiente: “preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar algo”.
  • Prevención desde el punto de vista humano. Es tal la importancia que tiene la preservación de la integridad física de las personas que trabajan en las instalaciones.
  • Prevención desde el punto de vista de los daños materiales. Son aquellas encaminadas a evitar que se produzca el daño material reduciendo la frecuencia del riesgo.
  • Control de calidad. Se entiende como una de las más efectivas medidas que se pueden tomar para la reducción del riesgo, ya que cuanto menos queden expuestos los procesos a variaciones no deseadas, habrá menor probabilidad de que se produzcan daños.

Medidas para la financiación del riesgo


La financiación de riesgos es la fase o etapa de la administración de Riesgos que aborda la elección de las alternativas o mecanismos más adecuados en cada momento y en cada circunstancia, orientados a la obtención y/o disposición de los recursos necesarios.

El coste total del riesgo

El coste final de cada riesgo será el resultado de sumar los siguientes costes:
  • Los costes de minoración de los riesgos.
  • Primas de seguro.
  • Impuestos y recargos.
  • Las franquicias asumidas.
  • El coste de los siniestros por riesgos retenidos (incluyendo tanto la retención consciente como la desconocida).
  • Los costes internos y externos necesarios llevar a cabo la administración de Riesgos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada